Nestor Chayelle: El sí y el no de las vacunas

12/05/2019

Los seres humanos han crecido en un mundo de vacunas y a corta edad no entendían el fundamento de los pinchazos o gotas periódicas, pero la madurez permitió comprender que son unas preparaciones destinadas a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos.

Y así la aplicación de vacunas se convirtió en algo tradicional de generación en generación para prevenir ciertas enfermedades o infecciones como: hepatitis, difteria, tétanos, tosferina, polio, neumococo, meningococo sarampión, rubeola, parotiditis, entre otras.

Asimismo, los especialistas explicaban que los recién nacidos tienen protección natural de las defensas que su madre les ha pasado durante el embarazo y la lactancia, pero también invocaban los favores de las vacunas a medida que la inmunidad pasiva iba desapareciendo.

El Ministerio para la Salud posee un plan de vacunación gratuito, con apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el cual asegura la prevención e inmunidad de posibles enfermedades, tanto en lactantes como en niños, niñas y adolescentes.

En el esquema de inmunización para niños Venezuela 2018- 2019 se encuentran las siguientes vacunas: BCG Hepatitis B, polio, bivalente, pentavalente, trivalente, toxoide diftérico, sarampión y antiamarílica.

Este programa del Gobierno cumple con lo establecido en el artículo 83 de la Constitución en el que se expresa que la salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida.

Nacen los antivacunas. Con el transcurrir de los años surgieron más enfermedades y nacieron los detractores de las vacunas, cuyos argumentos propiciaron un movimiento antivacunas que generó desconfianza en la colectividad y una baja considerable en la tasa de vacunación, por los argumentos esgrimidos en contra de esta sustancias inmunizadoras.

El médico inglés, Andrew Wakefield publicó en 1998 un artículo en la revista “The Lancet”, sobre los efectos adversos de las vacunas y en especial la denominada triple contra el sarampión, rubeola y paperas, a la cual acusaba de causar autismo en las niñas y niños.

Sin embargo, las investigaciones demostraron que además de financiamiento externo, hubo distorsión de datos, y una docena de estudios a gran escala (uno de ellos con más de 90.000 niños) muestran de manera concluyente que no hay ninguna asociación entre dicha vacuna y el autismo Hoy los grupos antivacunas siguen utilizando variados argumentos falsos respecto a la vacunación que trascienden fronteras a través de Internet, lo cual ha propiciado el resurgimiento de enfermedades prevenibles que estaban prácticamente erradicadas, como el sarampión y la tosferina.

En el campo de la medicina alternativa existen practicantes que se oponen a la vacunación. En ellas se incluye la antroposofía, algunos elementos de la comunidad quiropráctica, homeópatas, naturistas.

En el siglo XVIII el teólogo inglés reverendo Edmund Massey consideraba a las “inoculaciones” como “operaciones diabólicas”, no obstante hoy día, a excepción de la Iglesia reformada holandesa, la mayoría de las religiones o credos aceptan la vacunación como una herramienta eficaz para controlar determinadas enfermedades.

Aunque las vacunas son un tema de acceso o de elección, hay Gobiernos como el australiano, que están optando por quitar beneficios sociales a las familias que opten por la no vacunación y en algunos Estados de EEUU no se permite escolarizar a los niños si no están inmunizados para evitar brotes infecciosos en las escuelas.

En Venezuela los niños y niñas que ingresan a la etapa del preescolar se les solicita la tarjeta de vacunación como una manera de garantizar la salud del conglomerado escolar.

PROVACUNAS

Permite aplicar otras medidas que salvan vidas: La inmunización no solo protege a los niños de las enfermedades prevenibles mediante vacunación y se extiende a todo el ciclo de vida, hasta incluir a adolescentes y adultos, brindando protección contra enfermedades potencialmente mortales como la gripe, la meningitis y los cánceres.

Evita entre 2 y 3 millones de muertes cada año: La inmunización se ha convertido en una de las intervenciones de salud pública más costoefi caces y de más éxito.

Más de un millón de lactantes y niños mueren cada año por neumococo o de diarrea por rotavirus. Muchas de esas muertes se pueden prevenir mediante vacunación.

La mortalidad mundial por sarampión se redujo en un 74%. De las 1.000 defunciones estimadas en el año 2000, la tasa disminuyó a 139. 300 en 2010, gracias a la intensificación de las campañas de vacunación.

La incidencia de poliomielitis ha disminuido un 99%. Desde 1988 la incidencia de poliomielitis se ha reducido en un 99%, pasando de más de 350.000 casos a 1410 casos en 2010.

MÁS BENEFICIOS

La Organización Mundial de la Salud considera que renunciar a las vacunas es una de las 10 principales amenazas de 2019 y en concordancia con este planteamiento el pediatra Rodrigo Pérez Tovar destaca que “las vacunas representan más beneficios que riesgos debido a que guardan la memoria inmunológica y el cuerpo la reconoce cuando se presenta la enfermedad”.

Más allá de las ideas radicales de los movimientos antivacunas el pediatra opina que la decisión de vacunar a sus hijos depende los padres quienes deben tener conocimiento de los tipos de vacunas, el cronograma para aplicarlas y la necesidad de inmunizar a los pequeños desde el nacimiento. Otro aspecto destacado por el especialista es enseñar a la población el efecto y las bondades de las vacunas, para ellos sugiere la realización de campañas informativas que muestren que las inmunizaciones ayudan a evitar pandemias y epidemias.

Ver fuente

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.