Nestor Chayelle: Edgardo Alfonso, el mejor camarero en la historia de los Mets de Nueva York

11/04/2020

El infielder de los Valles del Tuy fue seleccionado por sus números, y su trascendencia en el terreno, como el mejor custodio de la segunda almohadilla de los metropolitanos, de acuerdo a Anthony DiComo, quien cubre a Mets para mlb.com

A los fanáticos del béisbol les encanta debatir y con eso en mente, les pedimos a cada uno de nuestros reporteros en MLB.com que clasificaran a los mejores cinco jugadores por posición en la historia de la franquicia que actualmente cubren, basándose en las carreras de ellos con sus respectivos equipos. Estos rankings son solo para divertirse y debatir.

1. Edgardo Alfonso, 1995-2001
Dato clave: Su promedio de .318 con bateadores en posición de anotar es el mejor en la historia de los Mets.

Alfonso quizás sea el jugador de los Mets más difícil de calificar, ya que disputó 524 juegos por el equipo en la segunda base y otros 515 compromisos en la tercera. El venezolano pasó tres campañas completas en cada una de las dos posiciones. Para este ejercicio, Alfonso solamente es eligible para una posición. Y la segunda base ha sido una de las más débiles en la historia del club en cuanto a las estadísticas se refieren, por lo que parece ser la posición ideal para darle a uno de los mejores Mets de todos los tiempos su merecido reconocimiento.

A la vez que vio acción en la segunda base, la tercera y hasta en las paradas cortas, Alfonso sumó 120 jonrones en ocho temporadas en Nueva York, en las que tuvo promedio de .292 y OPS de .812. En sus campañas de 1999 y 2000, en las cuales fungió exclusivamente como intermedista, produjo los dos totales de WAR más altos para un segunda base en la historia de la franquicia. En total, Alfonso acumuló WAR de 29.6 con los Mets – más que el total combinado de los próximos dos intermedistas en esta lista.

Los Mets anunciaron que Alfonso será exaltado al Salón de la Fama del equipo en el 2020, lo cual el venezolano calificó como “un sueño realizado”.

2. Daniel Murphy, 2008-15
Dato clave: Seis juegos consecutivos de postemporada bateando jonrón es un récord de Grandes Ligas.

Aunque durante su estancia con los Mets aportó consistentemente con el madero, dejando promedio de .288, Murphy nunca se convirtió en una estrella, en parte por sus limitaciones defensiva. No era un intermedista por naturaleza y dos veces se desgarró ligamentos en la rodilla aprendiendo a jugar dicha posición. También fue en parte por su falta de poder.

Pero el verdadero motivo por el cual Murphy ocupa el segundo lugar en esta lista es por lo que hizo en la postemporada del 2015, en la cual bateó de cuadrangular en seis partidos consecutivos contra lanzadores como Jake Arrieta, Zack Greinke, Clayton Kershaw y otros.

En ese momento, parecía ser una racha al estilo de Babe Ruth. Poco se dieron cuenta de que Murphy había transformado su swing y que estaba por convertirse en uno de los ejemplos más destacados del énfasis en el ángulo de despegue en todo el béisbol. Cuando los Mets no mostraron interés en firmarlo después de la temporada del 2015, Murphy pactó con los Nacionales y tuvo los mejores dos años de su carrera.

3. Wally Backman, 1980-88
Dato clave: Backman bateó .333 en la Serie Mundial de 1986.

En los años 80, Backman tuvo que competir por tiempo de juego en Flushing y rara vez dejó números llamativos. Su OPS+ de 97 indica que fue un bateador del montón en nueve temporadas en Nueva York. Sin embargo, Backman fue una de las piezas claves del equipo que ganó la Serie Mundial en 1986, en la que inició una reacción decisiva con un toque de bola en el noveno inning del Juego 3 de la Serie de Campeonato y conectó un sencillo productor clave en la 14ta entrada del Juego 6.

En la Serie Mundial de ese año, Backman bateó .333 y anotó la carrera que empató el marcador en el sexto inning del Juego 7.

4. Jeff Kent, 1992-96
Dato clave: Kent acumuló apenas 15% de su WAR de por vida como integrante de los Mets.

Mejor conocido por sus seis temporadas espectaculares en San Francisco, Kent no había alcanzado ese nivel cuando militaba con Nueva York con 20 y tantos años. Kent, quien llegó a los Mets como la pieza clave del cambio en el que David Cone pasó a Toronto en 1992, conectó 67 jonrones con OPS de .780 en cinco campañas en Flushing antes de que los Mets lo enviaran a los Indios por el puertorriqueño Carlos Baerga y el venezolano Álvaro Espinosa. Cuatro años después, Kent fue reconocido como el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en San Francisco. Sin embargo, su producción como integrante de los Mets no se puede ignorar; solamente Alfonzo conectó más jonrones que Kent como segunda base de la novena de Queens.

5. Félix Millán, 1973-77
Dato clave: Fue el primer integrante de los Mets (y uno de apenas dos) que ha disputado 162 juegos en una temporada.

Millán, conocido por su defensa, tuvo los mejores años de su carrera con los Bravos, pero fue un bateador consistente y una presencia sólida en el medio del cuadro interior durante cinco temporadas en Nueva York. En tres de esos años, el boricuatuvo promedio por encima de .280, fungiendo como segundo bate por los ganadores del banderín de la Liga Nacional en 1973. Esa campaña, cometió apenas nueve errores defensivos en 153 partidos en la segunda base. Como otros en esta lista, Millán hubiese terminado en un puesto más alto de haber pasado más tiempo en Flushing.

Ver fuente

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.